Evita el mal olor de los pies con unos útiles consejos

Evita el mal olor de los pies con unos útiles consejos

El mal olor de pies, conocido como podobromhidrosis, es un problema que afecta al 20 % de la población. La causa más frecuente es la proliferación de bacterias en esta parte del cuerpo debido, generalmente, a un exceso de sudoración, aunque también puede venir motivado por una infección por hongos, sufrir trastornos metabólicos, utilizar un calzado elaborado con materiales sintéticos o ingerir determinados medicamentos, entre otros.

 

  • Higiene diaria.

Una higiene óptima es vital. Al igual que el resto de nuestro cuerpo, nuestros pies debemos lavarlos bien a diario.

 

  • Secar bien los pies.

Ahora en verano, con la playa o piscina, nuestros pies están más expuestos al agua, por eso debemos procurar secarlos muy bien, sobre todo entre los dedos.

 

 

 

  • Cambiar los calcetines diariamente.

Con el calor y con un zapato cerrado, nuestros pies sudarán más de modo que es muy importante cambiar nuestros calcetines a diario.

 

  • Calzado transpirable.

 

Debemos evitar el uso de zapatos demasiado apretados y optar por calzado abierto o transpirable. Nuestros pies lo agradecerán.

 

 

  • Utilizar aerosoles desinfectantes.

Los aerosoles  acaban con las bacterias que causan el mal olor y dejan un perfume agradable.

 

Además de estos consejos, te vamos a contar algunos trucos caseros que quizá desconocías:

 

  • Bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio absorbe los olores y humedades. Si esparces un poco por dentro de los zapatos, notarás los beneficios de manera inmediata.

 

  • Lavanda y salvia.

 

Al poner en cada zapato unas cuantas hojas de salvia y de lavanda, conseguirás eliminar bacterias y un olor perfumado.

 

 

  • Cáscaras de naranja y limón.

 

Aprovecha cuando te comas una naranja o un limón y pon toda una noche las pelas dentro de los zapatos. Al día siguiente cuando las retires verás que huelen de maravilla.

 

 

  • Bolsas de té.

Tan fácil y simple como poner una bolsa de té dentro de cada zapato durante una noche. Al día siguiente, la bolsa habrá absorbido tanto la humedad como el olor.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.